Programa y método de los cursos Babilonia

Desde 1992, el Centro de Lengua y Cultura italiana Babilonia se ocupa de la enseñanza del italiano LS y L2.

 

PRINCIPIOS DE GLOTODIDÁCTICA

El programa de nuestros cursos de italiano parte de un enfoque comunicativo dirigido a activar los procesos de aprendizaje y adquisición en las cuatro destrezas lingüísticas (escuchar, hablar, leer y escribir), según la hipótesis de la adquisición-aprendizaje de los lingüistas, desde Krashen en adelante, según los cuales hay dos sistemas para desarrollar la competencia de una lengua: adquisición (nivel subconsciente) y aprendizaje (nivel consciente-racional). La didáctica de nuestros cursos de italiano también tiene en cuenta la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner, de modo que los profesores realizan actividades en clase que satisfacen los distintos modos de aprendizaje.

Hoy, en contra de esa orientación más tradicional y dura de ciertos planes de estudios, hay una tendencia ampliamente extendida entre los gloto-lingüistas que distingue entre una fase de aprendizaje (fase racional-consciente) y una de adquisición (fase subconsciente) en el estudio de una lengua extranjera. Bastaría con fijarnos en cómo un nativo aprende a hablar su propia lengua, es decir, ¡solo a nivel de adquisición en fase subconsciente! Sería fácil retar a cualquiera a decir que no sabe usar el presente, el pasado, el futuro, el condicional, los artículos, las preposiciones, etc., antes de llegar al primer día de Primaria. ¿Y cómo hemos llegado a un nivel tan avanzado de competencia lingüística? Solo en fase subconsciente (adquisición). Desde luego, ni mamá ni papá nos han sentado a estudiar “reglas gramaticales” antes de empezar el colegio.

El Centro de Lengua y Cultura italiana Babilonia, por tanto, siempre ha querido reequilibrar esta distorsión presente en tantos planes de estudios tradicionales y nivelar las experiencias de aprendizaje con las de adquisición, con el fin de optimizar los procesos de expansión del interlenguaje.

Para nosotros, una lengua no es el resultado de una serie de reglas gramaticales, sino el espejo de una cultura y de un modo de ver e interpretar el mundo que nos rodea. Por tanto, el aprendizaje de un idioma no es un proceso mecánico. Es una labor que implica la esfera personal, intelectual y psicológica de cada uno. El simple hecho de que un estudiante haya aprendido un determinado elemento gramatical, de manera pasiva, para nosotros no es un índice de maduración/adquisición lingüística y, por tanto, no implica la posibilidad de seguir avanzando en el aprendizaje. A los estudiantes que todavía no hayan madurado (adquirido) estas estructuras durante el curso, se les invitará a repetir el curso o a retrasar durante el tiempo necesario el paso al curso siguiente, para continuar el análisis de determinadas estructuras que no se hayan adquirido todavía. El avance se dará solo en base a las competencias activas del estudiante. Dado que nuestro programa se desarrolla partiendo de un enfoque comunicativo, el material y las actividades utilizadas en clase son amplias y variadas, y es raro que un estudiante repita la misma actividad utilizando el mismo  material. Este es un principio irrenunciable en base al cual programamos nuestras actividades y gestionamos nuestras clases y nuestros cursos.

Igualmente fundamental es el uso en clase de materiales auténticos, con el fin de poner al estudiante en contacto con la lengua auténtica, y no con una lengua artificial, simplificada para el uso de los estudiantes extranjeros. Una lengua que no encontrará nunca fuera de la escuela, en la calle, en la TV o en los periódicos. Para nuestros estudiantes es muy beneficioso el uso de textos auténticos, ya que facilitan una mejor y más efectiva inclusión en la realidad lingüística fuera de la escuela, en la vida y en la sociedad real.

 

ESTRUCTURA DEL CURSO

El curso standard está, por tanto, dividido en dos partes: la sesión de análisis del lenguaje y la sesión de la actividad comunicativa.

Todas las actividades de las sesiones de análisis del lenguaje activan los procesos de aprendizaje (nivel consciente-racional) y tienen como objetivo entender mejor cómo funciona nuestra lengua, explorar los “mecanismos” que la gobiernan. Las actividades de análisis del lenguaje comprenden la producción oral y escrita controlada y las actividades analíticas (morfosintácticas, semánticas, léxicas y funcionales) de escucha y lectura.

Todas las actividades de la sesión de actividad comunicativa activan los procesos de adquisición (nivel subconsciente) y comprenden la comprensión holística de audios y textos (a través, por ejemplo, de actividades de escucha o de lectura repetidas) y actividades de producción oral y escrita libres, con el fin de aumentar las competencias comunicativas del estudiante.

Las formas y las estructuras morfosintácticas y/o léxicas se presentan de manera inductiva; es decir, sin ninguna anticipación por parte del profesor de las formas y estructuras que se verán durante la clase, con el fin de estimular primero una reflexión y la formulación de hipótesis por parte del estudiante, para llegar luego a la “solución de un problema” (o al “descubrimiento” de un nuevo elemento gramatical, sintáctico o léxico) a través de la confrontación de las propias hipótesis con otros estudiantes (se trabaja en parejas o entre todos). Una filosofía de enseñanza que pone, por tanto, al estudiante en el centro de su proceso de aprendizaje, y que no implica nunca una anticipación al inicio de la clase por parte del profesor (tipología de enseñanza que pone al docente como protagonista de la clase). Las formas y las estructuras morfosintácticas y/o léxicas se presentan y se analizan en función de su complejidad y frecuencia de uso.

ESTÁNDAR

Nuestros cursos están estructurados conforme a los estándares europeos fijados en el Consejo de Europa y en particular al MCER – Marco Común Europeo de Referencia para la enseñanza de lenguas – y el ALTE.

El programa de nuestros cursos de italiano está dividido en seis niveles diferentes de competencia (básica, independiente y competente), divididas a su vez en dos niveles cada uno, llegando a un total de seis niveles de complejidad, y describe en detalle lo que un individuo es capaz de hacer en cada uno de los niveles y en los distintos ámbitos de competencia: comprensión escrita (comprensión de textos escritos), comprensión oral (comprensión de la lengua hablada), producción escrita y producción oral (habilidades en la comunicación escrita y oral).

 

A

(Usuario Básico)

A1 (Acceso)

Es capaz de comprender y utilizar expresiones cotidianas de uso muy frecuente así como frases sencillas destinadas a satisfacer necesidades de tipo inmediato. Puede presentarse a sí mismo y a otros, pedir y dar información personal básica sobre su domicilio, sus pertenencias y las personas que conoce. Puede relacionarse de forma elemental siempre que su interlocutor hable despacio y con claridad y esté dispuesto a cooperar.

A2 (Plataforma)

Es capaz de comprender frases y expresiones de uso frecuente relacionadas con áreas de experiencia que le son especialmente relevantes (información básica sobre sí mismo y su familia, compras, lugares de interés, ocupaciones, etc). Sabe comunicarse a la hora de llevar a cabo tareas simples y cotidianas que no requieran más que intercambios sencillos y directos de información sobre cuestiones que le son conocidas o habituales. Sabe describir en términos sencillos aspectos de su pasado y su entorno así como cuestiones relacionadas con sus necesidades inmediatas.

B

(Usuario independiente)

B1 (Intermedio)

Es capaz de comprender los puntos principales de textos claros y en lengua estándar si tratan sobre cuestiones que le son conocidas, ya sea en situaciones de trabajo, de estudio o de ocio. Sabe desenvolverse en la mayor parte de las situaciones que pueden surgir durante un viaje por zonas donde se utiliza la lengua. Es capaz de producir textos sencillos y coherentes sobre temas que le son familiares o en los que tiene un interés personal. Puede describir experiencias, acontecimientos, deseos y aspiraciones, así como justificar brevemente sus opiniones o explicar sus planes.

B2 (Intermedio alto)

Es capaz de entender las ideas principales de textos complejos que traten de temas tanto concretos como abstractos, incluso si son de carácter técnico siempre que estén dentro de su campo de especialización. Puede relacionarse con hablantes nativos con un grado suficiente de fluidez y naturalidad de modo que la comunicación se realice sin esfuerzo por parte de ninguno de los interlocutores. Puede producir textos claros y detallados sobre temas diversos así como defender un punto de vista sobre temas generales indicando los pros y los contras de las distintas opciones.

C

(Usuario competente)

C1 (Domincio operativo eficaz) Es capaz de comprender una amplia variedad de textos extensos y con cierto nivel de exigencia, así como reconocer en ellos sentidos implícitos. Sabe expresarse de forma fluida y espontánea sin muestras muy evidentes de esfuerzo para encontrar la expresión adecuada. Puede hacer un uso flexible y efectivo del idioma para fines sociales, académicos y profesionales. Puede producir textos claros, bien estructurados y detallados sobre temas de cierta complejidad, mostrando un uso correcto de los mecanismos de organización, articulación y cohesión del texto.
C2 (Maestría)Es capaz de comprender con facilidad prácticamente todo lo que oye o lee. Sabe reconstruir la información y los argumentos procedentes de diversas fuentes, ya sean en lengua hablada o escrita, y presentarlos de manera coherente y resumida. Puede expresarse espontáneamente, con gran fluidez y con un grado de precisión que le permite diferenciar pequeños matices de significado incluso en situaciones de mayor complejidad.

 

DURACIÓN DEL CURSO Y TEST DE INGRESO

Los estudiantes pueden apuntarse a un curso durante un número de semanas determinado, según su disponibilidad de tiempo e interés. El primer día de clase, el estudiante tiene que hacer un test de nivel (escrito y oral), del cual dependerá entrar en una clase con el nivel adecuado.

MATERIAL DIDÁCTICO

El material didáctico se compone de textos auténticos (periódicos, artículos de revistas, diálogos de películas, radio, cine, TV, cartas, etc.) y material propio producido por los profesores de Babilonia. El progreso en el aprendizaje y el análisis de los procesos de adquisición de los estudiantes están constantemente monitorizados por los profesores durante una reunión didáctica semanal en la que los profesores ponen en común lo que ha ocurrido en las clases, las actividades y ejercicios didácticos realizados, con el fin de garantizar a cada estudiante un correcto desarrollo de las fases de aprendizaje y adquisición, y un nivel idóneo a las propias competencias lingüísticas.

 

EN CLASE

El número máximo de estudiantes es de 10 por clase, aunque normalmente el número medio es de 4-6 estudiantes por clase. Este número reducido de estudiantes favorece el desarrollo y la comunicación activa por parte de los estudiantes y da a cada estudiante más oportunidades de ser protagonistas de las clases.

ROTACIÓN DE PROFESORES

Durante el curso, cada semana hay una rotación de profesores para dar al estudiante la oportunidad de escuchar voces distintas, ritmos y entonaciones diferentes, y para relacionarse con personalidades y estilos diferentes en el curso de su aprendizaje lingüístico.

Descúbrelo aquí…

¿Se puede aprender un buen italiano en Sicilia?